¡¡¡COMO DESEAS PAGAR!!!

MAIL: siriustienda@yahoo.es TELEFONOS:+34635574330

miércoles, 1 de febrero de 2012

EL ZODIACO Y EL AMOR...


EL ZODIACO SE DIVIDE EN CUATRO:
TIERRA, AIRE, FUEGO Y AGUA.
SI CONOCEMOS EL ELEMENTOS al que pertenece nuestro Sol, podremos tomar conciencia de nosotros mismos e iniciar el contacto sexual con una posible pareja.
Cada elemento enfoca el sexo desde un ángulo distinto.
Para los signos de tierra, el orgasmo es una sensación física; para lo signos de fuego, un intercambio de energía; para los signos de agua, una experiencia emocional; y para los signos de aire, tema de discusión.
La razón de ello es que el elemento tierra está vinculado al cuerpo y a la sensación física; el agua, a las emociones; el aire, al intelecto; y el fuego, al espíritu. Cada elemento se guía por técnicas de seducción específicas y fácilmente identificables.
El elemento indica también la manera en que los signos enfocan el sexo:
FUEGO: QUIERE HACERLO
Aries, Leo, Sagitario.
Los ardientes signos de fuego son tempestuosos y apasionados, propensos al puro deseo y al sexo sin tapujos. Prefieren vidas amorosas sin complicaciones, espontáneas… y divertidas. Raramente confunden el deseo con el amor.
TIERRA: QUIERE EXPERIMENTARLO
Tauro, Virgo, Capricornio
Los signos de tierra son sensuales y físicos.
El contacto sexual tiende a ser libidinoso y realista, más que puramente romántico.
De todos modos, este elemento es cauto y precisa una seducción lenta.
Los signos de tierra raramente se dejan llevar.
AGUA: QUIERE SENTIRLO
Cáncer, Escorpio, Piscis.
Los signos de agua son sentimientos y sensibles, más sutiles. Ansían una unión romántica con la persona amada.
Los signos más astutos suelen aprovecharse de su naturaleza crédula, disfrazando su deseo en forma de amor.
A los signos de agua les encanta participar en dicha ilusión.
AIRE: QUIERE HABLAR DE ELLO
Géminis, Libra, Acuario
Los signos de aire son comunicativos y juguetones.
Prefieren la estimulación verbal o la erógena.
Quieren hablar de sexo, les gusta la idea del sexo, pero puede que no siempre satisfagan sus necesidades ya que su impulso se distrae muy fácilmente.
Los elementos se influyen mutuamente de distintas maneras:
El agua apaga el ardor del fuego, o bien lo estimula hasta el vapor candente.
La tierra apaga el fuego, o la fuerza a arder durante mucho tiempo.
El soplo del aire provoca una fiera llamarada que se extingue rápidamente.
La tierra succiona el aire, dejando poco espacio para la pasión.
La tierra y el agua quedan atrapados en el lodo, pero pueden crear un canal por el que fluyan profundos sentimientos.
El agua y el aire provocan una neblina que oscurece los sentimientos.
Agua con agua actúan de forma tan emotiva que pueden sentir deseo carnal, aunque no se darán cuenta.
El agua apaga el ardor del fuego, o bien lo estimula hasta el vapor candente.
Aire con aire pueden que lleguen a la cama, ya que no paran de hablar.
Pero… ¿qué importa? Todo es mental.
Puede que tierra y tierra demoren el inicio, pero serán fieles hasta el final.
Fuego: excitable.
Los signos de fuego, activos y directos a la hora de expresar su deseo, prefieren el sexo ardiente y la pasión extrovertida. La expresión de su deseo puede ser tan evidente que otros signos más delicados suelen acusarles de poco modestos y groseros.
Todos los signos de fuego son sociables y adoran la adulación, por lo que los pasatiempos lujosos son una excelente herramienta para seducirles.
Son personas ardientes que disfrutan a la alegría y la risa.
Las intensas declaraciones de devoción eterna asustarán a los signos de fuego, muy amantes de la libertad.
Agua: romántico
Los signos de agua no suelen atacar formalmente.
Son operadores suaves y románticos que se entregan a la seducción sutil.
Compartir sentimientos es más importante que la gimnasia sexual.
Secretamente prefieren el sentimentalismo del/al ardor apasionado (a excepción de Escorpio).
Es un elemento que confunde el amor con el deseo.
El agua es el elemento de la persuasión discreta y disimulada. Al reflejar los sentimientos de la persona amada, los signos de agua hacen que su pareja se sienta amada y comprendida.
Aire: imaginativo.
Los signos de aire, muy intelectual, tienden a vivir en la mente, y quizás un ataque sexual directo les pase por alto ya que sitúan la atracción sexual entre las orejas.
La forma más rápida de convencer a éstos ávidos comunicadores para que muestren sus dotes inventivas en la cama es hablando.
Muy cerebrales, han elevado los preliminares verbales a la categoría de un aire refinado.
Y no hay duda de que las conversaciones de alcoba fueron invención de un Géminis.
A muchos signos de aire les repele que le toquen.
Para ellos, en una relación, la comunicación mental es más importante que la atracción física.
Tierra: sensual
Para el elemento tierra, la sensualidad es más importante que el puro sexo.
Por eso es capaz de controlar firmemente los impulsos sexuales fuertes y duraderos.
Puesto que no establece contacto emocional, su pareja puede quedar insatisfecha tras una noche de pasión.
La poderosa libido de los signos de tierra a menudo entra en conflicto con la necesidad que sienten de seguridad y rutina, algo que puede conducirles a enfocar el sexo mecánicamente.

Sin embargo, el fuerte apetito sexual de estos signos puede despertar fácilmente con la seducción sensual.