¡¡¡COMO DESEAS PAGAR!!!

MAIL: siriustienda@yahoo.es TELEFONOS:+34635574330

jueves, 9 de febrero de 2012

NEPTUNO

NEPTUNO
PARTE I
Neptuno es el octavo planeta de nuestro sistema solar y pertenece al grupo de planetas no observables de manera natural; como Urano, para ser observado debe hacerse uso de algún artificio.
En el caso de Neptuno, parece muy acertada la nominación, lo que nos permitir conocer con cierta facilidad su contenido simbólico.

Neptuno en el ámbito astrológico, tiende a agrupar de manera excéntrica, retrógrada o anómala a los seres que caen bajo su esfera de acción; como ocurre con las religiones, las sectas o las agrupaciones políticas idealistas.
Por ser uno de los planetas más lentos - tarda unos catorce años en atravesar cada uno de los diferentes signos zodiacales -, ejerce una influencia generacional o de tipo colectivo. 

Se relaciona por ello con todas las agrupaciones humanas de naturaleza ideal o abstracta.

De su esfera de actividad, generalmente magnética, surge la inducción de unirse a los demás para algún fin ideal, invisible, irreal o utópico. 

En el antiguo mito, Neptuno es el conspirador. 
En el reparto del mundo tocóle a Neptuno la soberanía de los mares. 
(El mundo de los sentimientos). 
Neptuno lo aceptó a falta de otra cosa mejor, resignado pero poco satisfecho. 
Así nació en él la idea de conspirar contra Júpiter.

Neptuno se identifica como algo que encubre o que oculta veladamente; como los cristales esmerilados de los cuartos de baño, los velos o las cortinas; las brumas de todo tipo, naturales o artificiales. 

Neptuno siempre se relaciona con lo que envuelve fríamente y es irresistiblemente atractivo. 
Neptuno es todo el mundo de las drogas.

En ciertas personas, la falta de este hechizador influjo, se conoce como 

"síndrome de abstinencia”.

En la vida ordinaria, podemos asociar a Neptuno con las experiencias idealistas o misteriosas que atraen vivamente la atención y que no tienen un sentido lógico.
Neptuno está vibrante en los acontecimientos ocultos o reservados, su esfera de acción suele estar envuelta en oscuras y extrañas situaciones, nunca es nada claro o evidente.
Neptuno se pone de manifiesto en las ilusiones, las fantasías y las fábulas; son los mitos y las leyendas que están insertas en nuestro inconsciente profundo, ligadas a determinados grupos de la humanidad.
Una de las características especiales de Neptuno, se pueden observar en los actos de proselitismo o en las ansias de expansión... 

En el mito se dice que: "la sed de dominio de Neptuno era proverbial, hasta el punto de que en muchas ocasiones le originó conflictos con los demás dioses”.

La influencia de Neptuno es magnética, dominante y envolvente. 

En la leyenda tuvo sonadas disputas. 
Para afirmar su derecho sobre Ática, golpeó con su tridente la peña de la Acrópolis y de ella brotó una fuente de agua salada. 
A causa de ello tuvo que enfrentarse con Atenea. 
Protectora de Atenas. 
Los dioses zanjaron la disputa en favor de Atenea. 
Quedando así abierto un pleito entre el conocimiento (Atenea-Urano) y la imaginación (Neptuno).

También disputó con Hera la posesión de la Argólide, y corrió con la misma suerte, el veredicto le fue desfavorable. 

Se querelló con Helio por la posesión del istmo de Corinto; en este caso fue Brianeo, un hijo de Urano, quién dictaminó ceder el Acrocorinto para Helio, dejando el resto del istmo para Poseidón. 
También disputó con Zeus la posesión de Egina y con Apolo el territorio de Delfos, sin ningún éxito.

El reino indiscutible de Neptuno es el mar; las aguas libres sin fronteras. “La mar simboliza un estado transitorio entre los posibles aún informales y las realidades formales, una situación de ambivalencia que es la de la incertidumbre, de la duda, de la indecisión y que puede concluirse bien o mal " (Chevalier).
El agua es también símbolo de la vida espiritual.
Continuara...