¡¡¡COMO DESEAS PAGAR!!!

MAIL: siriustienda@yahoo.es TELEFONOS:+34635574330

martes, 29 de enero de 2013

ALTAIR...


ALTAIR…
Altair es la estrella más brillante de Aquila, el águila.
De hecho, el nombre “Altair” significa “el águila voladora”.
La estrella está en el este al caer la noche, en la esquina inferior derecha del brillante y ancho Triángulo de verano.
Altair (Alfa Aquilae / α Aql / 53 Aql) es la estrella más brillante de la constelación de Aquila («El Águila»).
Los árabes, que también veían en esta constelación una gran águila volando, la llamaron elnars-el-tair, de donde derivó el nombre de Altair.
Altair posee una de las velocidades de rotación más altas que se conocen, sólo inferior a las de las estrellas de neutrones y las enanas blancas.
El periodo de rotación es sólo de 6 horas 30 minutos y sus estratos periféricos ecuatoriales se mueven a la velocidad de 250 km/s.
La rápida rotación axial de Altair se supone que está relacionada con la joven edad de la misma y resalta inmediatamente al examinar el espectro, cuyas líneas aparecen considerablemente ensanchadas debido al claro desfase en longitud de onda, de la radiación emitida por las partes de la estrella que se aproximan, con relación a la que proviene de las que se alejan.
Debido a las grandes fuerzas centrífugas que se desarrollan en el interior de su propia masa, la estrella ha tomado forma achatada y su diámetro ecuatorial es un 20% mayor que el polar.
Asimismo se verificó el fenómeno propio de estrellas de alta rotación conocido como «oscurecimiento gravitatorio».
Altair es una variable de tipo Delta Scuti y una doble óptica: tiene una compañera de magnitud +10 que, por el movimiento propio de Altair, se está alejando de ella; actualmente la separación ha alcanzado un valor de 165 segundos de arco.
Mitología
Zababa, el dios sumerio de la guerra, esposo de Isthar, tenía como símbolo un águila o un cetro con la cabeza de este animal.
La constelación de Ti (el águila), de donde procede nuestra actual constelación, le estaba dedicada.
Los griegos la adaptaron al águila de Zeus, la que recogía sus rayos, raptó a Ganimedes, torturó a Prometeo…
Altair es una de las estrellas más vistosas y llamativas del hemisferio norte. Junto con Vega de Lyra y Deneb del Cisne dibuja el popular “triángulo de verano”.
Fue también muy importante en culturas del lejano Oriente. Los arqueo astrónomos han descubierto que el templo de Angkor en Camboya se levantó siguiendo las coordenadas de azimut de Altair.
La tradición de la astrología natalicia dice que en conjunción con planetas benéficos, da valor y tenacidad, sobre todo si está en en el Asc.
En el MC da ascenso y altos cargos, honores y fuerte voluntad para alcanzar sus objetivos.
Se dice que favorece a los juristas (por su naturaleza jupiteriana) y a los militares (por su naturaleza de Marte).
Nota: 
Esta información sólo es válida para el Hemisferio Norte.
¿Cuántas veces te detienes a observar lo que el cielo cada noche coloca en cartelera?…
Recuerda el axioma que dice “Como es arriba… es abajo”…
El cielo y las estrellas no son un adorno… son una realidad.
Observar nos conecta en un 30% con la energía del Universo.
Imitar lo observado  nos conecta en un 70% con la energía del Universo…
Emular lo observado nos convierte en la energía.


ALTAIR... ESTRELLAS FIJAS...


LAS ESTRELLAS FIJAS Y EL DESTINO. 
ALTAIR y la revolución solar según Junctino
Astrologa: Adela Ferrer 
ALTAIR, otra de las importantísimas estrellas bebenias, la alfa de la constelación del Águila cuyo nombre proviene del árabe: En Nesér el Táir, “el buitre volante”, se halla actualmente a 1:17º Acuario (signo tropical).
Señalada en amarillo, Altaír. He trazado una perpendicular desde ella a la eclíptica, y se observa que la cruza sobre los primeros grados de la constelación de Capricornio, lo que hoy día y por la precesión de los equinoccios, está a 1:17 del signo de Acuario (tropical).
Ptolomeo le adjudica una naturaleza Marte-Júpiter, veamos a qué puede deberse:
Altaír es la estrella más brillante de una de las más antiguas constelaciones, de origen mesopotámico, (de la primera mitad del segundo milenio a.C.), que aparece representada como un águila en numerosos cilindros-sello (utensilios con los que se grababan firmas en las tablillas de arcilla).
Zababa, el dios sumerio de la guerra, esposo de Isthar, tenía como símbolo un águila o un cetro con la cabeza de este animal. La constelación de Ti (el águila), de donde procede nuestra actual constelación, le estaba dedicada.
Los griegos la adaptaron al águila de Zeus, la que recogía sus rayos, raptó a Ganímedes, torturó a Prometeo...
Altaír es una de las estrellas más vistosas y llamativas del hemisferio norte. Junto con Vega de Lyra y Deneb del Cisne dibuja el popular "triángulo de verano".
Fue también muy importante en culturas del lejano Oriente. Los arqueo astrónomos han descubierto que el templo de Angkor en Camboya se levantó siguiendo las coordenadas de azimut de Altaír.
La tradición de la astrología natalicia dice que en conjunción con planetas benéficos, da valor y tenacidad, sobre todo si está en el Asc.
En el MC da ascenso y altos cargos, honores y fuerte voluntad para alcanzar sus objetivos. Se dice que favorece a los juristas (por su naturaleza jupiteriana) y a los militares (por su naturaleza de Marte).
La eclíptica, o camino del Sol, que atraviesa las constelaciones zodiacales está dibujada en verde. Altaír, señalada en amarillo, muy al N. de la eclíptica.
Lo que se llaman los "parans", es decir, el hecho de que una estrella X se halle en el Ascendente y a la vez otra Y esté en el Medio del Cielo; O también cuando se oculta una estrella Z por el Descendente, aparece por el Ascendente otra V.
A algo poco estudiado por los astrólogos modernos, era fundamental desde tiempos antiquísimos (probablemente desde el Neolítico) y, como hemos visto, universal, común a todas las culturas.
Manilio y Ptolomeo lo consideraron de igual importancia y parece que, basándose en dicho fenómeno, se les atribuyó a las estrellas que estaban en "paran" una determinada naturaleza, generalmente mixta, similar a la de dos planetas, cuya naturaleza y efectos que producen al nativo, tiene gran analogía astrológica con la combinación de las naturalezas atribuidas a las de los signos que están en "paran", sobre todo los parans de Ascendente y Medio Cielo: el que sale y el que culmina.
En un círculo rojo, la constelación de Aries asoma por el horizonte Este, se halla en el Ascendente. En un círculo amarillo y culminando al Sur, la estrella Altaír, se halla en el Medio cielo.
Manilio dice que “los que nacen en la tierra en el momento en que Altaír culmina (conjunta al M.C.), se dirigirán a los botines de guerra, (el rapto -de Ganímedes, de mujeres o de rehenes- es propio de acciones bélicas) no distinguirán la paz de la guerra.
Ellos mismos son su propia ley, y adonde les lleve su voluntad, allí desencadenan sus fuerzas. Cuentan entre sus méritos el desprecio por todo y si casualmente su ímpetu llega en su atrevimiento a causas justas, su depravación se convertirá en virtud, pudiendo entablar guerras y enriquecer a su patria con grandes triunfos (Con Aries en el Ascendente, estas características marcianas son muy lógicas para cualquier astrólogo) y, como en cuanto el ave no maneja las armas, sino que las pone a mano de Júpiter, serán ayudantes de los reyes y grandes generales en las batallas y con sus fuerzas prestan grandes servicios.” (De nuevo el relato mitológico entra a completar "la receta" del significado que tendría en una carta natal, Altaír en el MC).
Lo único que sucede es que, quien en estas latitudes nazca hoy día con Altaír en el MC culminando y la constelación de Aries ascendiendo, a causa de la precesión de los equinoccios, tendrá el Ascendente en el signo de Tauro y el MC. En el signo de Acuario. ¿Tendrá la estrella Altaír, por sí sola, fuerza suficiente para dotarle de un carácter tan fuerte y belicoso?
Junctino (uno de los grandes astrólogos del Renacimiento), parece estar de acuerdo con toda la tradición en la importancia que tienen las estrellas en el Ascendente y en el MC y cuando trata de la interpretación de las revoluciones solares dice -entre otras cosas- que los años más importantes para el nativo son aquellos en cuya revolución hay "estrellas bebenias de la primera magnitud en el Ascendente y las que están en la latitud del zodíaco, o las que están en el cenit."
Pero cuidadito a la hora de creer que estas estrellas tan apartadas de la eclíptica como Altaír, están en el Ascendente.
Si, en nuestras latitudes, encontramos un Ascendente a 1:17º Acuario, Altaír no estará en el Ascendente, sino que ya hace un par de horas que campa por el cielo, porque, debido a la esfericidad del cielo y a que esta estrella no se halla en una constelación zodiacal, porque está muy al N. de la eclíptica, cuando empezamos a verla aparecer por la mañana, a levantarse por el horizonte Este, en realidad, el grado de la eclíptica que está saliendo, el grado del Ascendente es el grado 0º Capricornio.
Altaír, en un círculo amarillo, se levanta por el horizonte Este. Vemos cruzando la eclíptica los cúmulos M24 y M25 pertenecientes a la constelación de Sagitario (actualmente y por la precesión de los equinoccios, el signo de Capricornio) es decir, que Altaír, que se halla a 1:17º Acuario, asciende con 0º Capricornio.
Iremos abundando en este espinoso tema y al terminar nuestro repaso por las bebenias, dispondremos de una tabla de Ascensos y Ocasos de estas estrellas)

lunes, 14 de enero de 2013

LUNA EN CONJUNCION A MARTE...


LUNA EN CONJUNCION A MARTE…
Derroche de vitalidad, audacia, temeridad, tendencia a experimentar con todo, materialismo.
Ansiedad emocional e impaciencia.
Persona violenta e irrefrenable, de sentimientos tumultuosos por que es sumamente sensible sobre lo que digan o hagan las personas.
Constantemente se defiende de supuestos ataques que nunca fueron hechos, y reacciona atacando o abusando de aquellos que no merecen ese trato.
Al final, la gente en general trata de evadirlos, sencillamente por que no se puede llegar a ningún acuerdo con los nativos. Sus padres de seguro lo acusaron cuando niños de cosas que no hicieron, esto les hace actuar a la defensiva y atacando a todos los que intimidan en la vida adulta.
Contradicción entre la extrema sensibilidad por lo que otros le hagan y la indiferencia hacia los sentimientos de otras personas.
Gran energía sexual.
Numerosos cambios, viajes, y determinaciones.
Instinto de oposición por oposición.
Carreras de autos, artes marciales y ejercicio físico.
Profesión peligrosa.
La madre puede ser una persona agresiva con el nativo o a la inversa.
Operaciones varias durante la vida.
Las demostraciones físicas de afecto son muy importantes, así como la relación con el padre.
Se quejara amargamente de haber sido abandonado y a la ves no ve ningún motivo por el cual no deba abandonar a otros.
La paz mental solo se lograra después de la segunda mitad de la vida, cuando aprenda a tener todos los elementos de juicio y a posponer decisiones que impliquen relaciones hasta bajar la tensión emocional.

ACUARIO...


Acuario
No se aferran a nada, su personalidad despista a todos. 

Privilegian la libertad y escapan al compromiso afectivo. 
Son fríos y calculadores. 
No toleran la rutina, pues se aburren con facilidad. 
Son dominantes e intentan imponer sus ideas.
No se pelan, cuando se enfadan desaparecen.
Defectos: Inflexibilidad y desapego extremo
Punto débil: Fantasías
Virtud que tiene que cultivar: La tolerancia
Consejo: aprender a concentrarse en un proyecto sin diversificarse tanto.

LUNA EN CONJUNCION CON NEPTUNO...


Imaginación exaltada, puede desarrollar capacidades extrasensoriales desde muy joven, cuando no, sueños muy vividos, talento musical, artístico plástico o estético, poeta. Inspiración sin limite, capacidad literaria, mística trascendente o brujo de pueblo, profecía, astrología, mediumnidad, posesión del más allá, obsesión con estos temas que lleva a la locura cuando no se tienen los guías espirituales y materiales apropiados.
Falta de madurez emocional o mental, vive en el mundo irreal. Diferenciar entre los sueños y las realidades es importante.
El nativo usualmente logra encontrar la vía de expresión de su exuberante imaginación, a través de obras de arte, literarias o musicales muy inspiradas. 

viernes, 11 de enero de 2013

ELEMENTOS ZODIACALES...


ELEMENTOS ZODIACALES
El hecho de que los signos astrológicos están asociados con ciertas constelaciones provocó mucha confusión entre los astrólogos y los no astrólogos.
Básicamente, nuestro Zodíaco y los signos son tan sólo una medida circular, una escala de 360 grados.
Cada una de las doce secciones de esta medida circular tiene ciertas características, basada en las cualidades asociadas con los elementos.
La tradición considera que el universo entero está compuesto de los elementos: fuego, aire, agua y tierra.
Cuando aplicamos este sistema a las personalidades, los elementos representan ciertos rasgos básicos y otorgan un cierto “temperamento”.
Esto varía de acuerdo al énfasis de los elementos en el horóscopo.
Cualquier emplazamiento de planetas o puntos personales en un signo constituye un énfasis.
Los cuatro elementos pueden considerarse como cuatro principios básicos de la vida.
Estos pueden aplicarse a todo tipo de cosas a través de los principios de similitud y analogía. C.G. Jung abrió la puerta a una moderna comprensión de estas categorías desarrollando un sistema de tipo, en el cual los elementos corresponden a cuatro funciones básicas de la psique.
El énfasis o falta de énfasis de los elementos en el horóscopo individual revela aspectos fundamentales de la personalidad.
Las Dos Polaridades Básicas
Existen dos polaridades básicas, La Positiva (+) y La Negativa (-), que representan el Yin y El Yang, el blanco y el negro, la acción y la no acción, la actividad y la quietud y de su interacción se forma toda la creación.
A partir de las polaridades yin y yang se originan las 4 cualidades primitivas.
Polaridad (Yin): Cálido y Húmedo
Polaridad (Yang): Frío y Seco
Cálido: Expansivo, activo, centrifugo
Frío: Retrayente, condensador, centrípeto, material
Húmedo: Maleable, lubricante, suavizante, fertilizante, tolerante
Seco: Irritante, fricción, intolerante, resistente
Los Cuatro Elementos
A partir de las 4 cualidades primitivas se forman los 4 elementos de la naturaleza.
Fuego = cálido + seco
Tierra = frío + seco
Aire = cálido + húmedo
Agua = frío + húmedo
Fuego (creatividad e impulso)
Activo, dinámico, seco, quemante, ardiente, en ascenso y expansión siempre, centrifugo, impenetrable, absorbente.
Las personas con un fuerte énfasis de fuego son espontáneas e impulsivas, aplican su energía con todo su corazón. 
Su repuesta emocional es rápida y tienen una imaginación vivaz.
Signos de Fuego: Aries, Leo y Sagitario
Tierra (practicidad y análisis)
Quieto, estático, seco, frío, analítico, impenetrable, concreto, sólido, practico, en descenso.
Las personas de Tierra reaccionan lenta y tranquilamente. 
Su dedicación es constante y perseverante. 
Emocionalmente, están profundamente enraizadas y son lentas ante los cambios.
Signos de Tierra: Capricornio, Tauro, Virgo
Aire (mente, pensamientos y comunicaciones)
Activo, dinámico, tolerante, adaptable, cambiante, idealista, soñador, en ascenso.
Las personas de Aire son rápidas y animadas. 
Aplican su energía de maneras muy diversas. 
Tienden a intelectualizar sus sentimientos y expectativas.
Signos de Aire: Libra, Acuario, Géminis
Agua (emociones y sentimientos)
Quieto, estático, húmedo, frío, adaptable, cambiante, tolerante, en descenso, introvertido, sensible, emotivo, unificador.
Las personas con un fuerte énfasis de agua son del tipo sentimental y son muy sensibles. 
Sus vidas imaginativas y emocionales son ricas y profundas.
Signos de Agua: Cáncer, Escorpio, Piscis.

CUALIDADES DE LOS SIGNOS ASTROLOGICOS...


CUALIDADES DE LOS SIGNOS ASTROLOGICOS
Cada uno de los cuatro elementos tiene tres estados o cualidades, llamados respectivamente: cardinal, fijo y mudable o estados comunes. Podemos considerar las propiedades físicas del agua como una analogía: aquí también, los elementos químicos se presentan en varios estados.
El agua, por ejemplo, es líquida en su estado habitual real.
Visto astrológicamente este sería el estado cardinal.
Cuando se congela, toma una forma sólida, astrológicamente este correspondería al estado fijo.
Cuando se calienta, se transforma en vapor – comparable al estado mudable en astrología.
En el horóscopo individual, el emplazamiento de los planetas en signos cardinales, fijos y mudables también revela rasgos básicos de la personalidad.
Cardinal
Etapa de inicio, de toma de decisiones, de impulsar a la naturaleza hacia un nuevo periodo, de empuje.
Las personas con un énfasis en signos cardinales tienen la urgencia de tomar la delantera y dar forma a las cosas.
Son iniciadores y actúan de acuerdo a sus fines y objetivos.
Signos cardinales:
Aries, Libra, Cáncer, Capricornio
Fijos
Etapa de logros, en que más se manifiesta y realiza la estación, el clima es más estático, poco cambiante.
Las personas con un énfasis en los signos fijos tienen el deseo de construir sobre lo que ya existe y de organizarlo más eficientemente.
Tienden a preservar un “status quo” y actúan en respuesta a las circunstancias dadas.
Signos fijos:
Leo, Acuario, Escorpio, Tauro
Mutables
Etapa de cambio, adaptación, no hay tiempo de iniciar cosas o buscar logros, es la etapa de intercambios, recolección de la experiencia y necesidad de aceptar el camino y seguir a la naturaleza a la siguiente estación.
Las personas con un énfasis en los signos mutables o comunes tienden a buscar el cambio y la renovación.
Pueden reemplazar fácilmente una cosa por otra y alinear sus acciones con procesos de desarrollo.
Signos Mutables:
Sagitario, Géminis, Piscis, Virgo

martes, 8 de enero de 2013

COPERNICO...


 Nació Copérnico en Thorn, Polonia (1.475-1.543), estudió matemáticas, filosofía y medicina en Cracovia junto a Jean de Glogau y Albert Brudzewski, conocidos astrónomos y astrólogos. Nicolás Copérnico asistía a los cursos de Girolamo Fracastoro.
En 1.496, siguió sus estudios en Italia y obtuvo el doctorado de derecho canónico en la universidad de Ferrara. 
Tenía predilección por la astronomía y su profesor, Doménico María da Novara, le animó para hacerlo.
Durante más de catorce siglos, el sistema geocéntrico, que indicaba que la Tierra era el centro del universo, fue defendido por la ciencia y nadie se atrevió a poner en duda esta teoría avalada por las apariencias, Aristóteles y la Iglesia. Cierto es que algunos sabios griegos aseguraban en sus hipótesis que la Tierra giraba alrededor de su eje y que se trasladaba sobre un plano inclinado alrededor del Sol, pero esta hipótesis no tuvo aceptación alguna.
La astronomía antigua disponía de dos teorías planetarias: la teoría de Eudoxo, que proponía que los planetas estaban fijados a esferas homocéntricas, y la teoría sostenida por Hiparco y Ptolomeo, que utilizaba círculos diferentes y epiciclos para explicar el movimiento irregular de los planetas. 
El vienés Peurbach, (1.475-1.461), buscó conciliar las dos teorías dando a las órbitas tal espesor que el planeta encontraba lugar con sus epiciclos. Girolamo Fracastoro, médico y astrónomo que enseñaba en Padua, intentaba explicar las irregularidades de los movimientos planetarios usando hasta 79 esferas.
Copérnico se inspiró en las ideas de Platón y pensó que el Creador había concebido un sistema simple y armonioso cuyos elementos formaban un TODO en lugar de un sistema artificial cuyas partes se estorbaban unas a otras. Observando las apariciones y desapariciones de Mercurio y Venus quedó fortalecida mucho esta opinión. Numerosos pensadores ya imaginaron que estos dos planetas tenán como centro el Sol.
En Frauenbur, donde Copérnico era canónico de la catedral desde 1.510, nació su sistema heliocéntrico, fruto de treinta años de observaciones y de reflexiones. En su capítulo X De las revoluciones de las órbitas celestes, establecía una relación entre su sistema y algunos conceptos astrológicos, citando para ello a Hermes Trismegisto. Se puede ver que el simbolismo del Sol, soberano, rey, león, corazón y espíritu, el pensamiento de una dirección central, le era familiar.
Copérnico atribuía tres movimientos a la Tierra: uno alrededor de su eje, uno alrededor del Sol y un movimiento oscilatorio del eje terrestre alrededor del polo eclíptico al que todavía se añadían dos movimientos secundarios. 
Con todo esto, Copérnico esperaba haber explicado suficientemente la revolución diurna del fimamento, el movimiento de los planetas, incluida la Tierra, y el movimiento de la precesión de los equinoccios. En el nuevo sistema, cambiaban pocas cosas: se conservaba la antigua estructura, solamente el Sol y la Tierra cambiaban de lugar y en vez de 79 esferas, con 34 círculos explicaba toda la estructura del universo.
Este resultado, redactado durante los años 1.510 a 1.514 y conocido por numerosos matemáticos, fue recibido con un silencio glacial por la extraña idea de que la Tierra pudiera girar. Lleno de amargura, Copérnico se retiró a su torre de Frauenburg decidido a no publicar nada más. 
El astrólogo Georg Joachim von Lauchen, llamado Rheticus, estudió la doctrina copernicana. Copérnico, amargado, aceptó gustosamente que su teoría se propagara de boca en boca y confió a Rheticus su manuscrito, quien lo volvió a copiar, lo preparó para su impresión, obtuvo del rey de Sajonia y de Polonia la autorización para imprimirlo y reunió los fondos necesarios para pagar al impresor.
El 25 de mayo de 1.543, día de su muerte, Copérnico recibió el primer ejemplar de la obra, De revolutionibus orbium coelestium, en su lecho de muerte. Había dedicado su obra al papa Pablo III. En él, presentaba el sistema de Copérnico como una hipótesis. Si no era creíble en su totalidad, sí era válida para los cálculos, mientras que Copérnico estaba convencido de la realidad de la rotación de la Tierra al igual que lo estaba de la verdad de la Astrología. 
Evidentemente, su posición como canónico cómodamente instalado le evitaba estar obligado, como Galileo o Kepler, a hacer horóscopos para mejorar sus ingresos. 
Pero si no hubiera estado nunca atraído por la Astrología, jamás hubiera confiado su manuscrito a su discípulo Rheticus de quien conocía su interés por la Astrología ni tampoco hubiera aceptado las obras astrológicas que Rheticus le dedicaba. 
El sistema de Copérnico fue rechazado con indignación tanto por los católicos como por los protestantes fieles a la Biblia.
El nuevo sistema fue aceptado lentamente y con reticencia en medios científicos, siendo pioneros los astrólogos. 
Sin embargo, Tycho Brahe, no encontró esta teoría satisfactoria.

WILLIAM LILLY...


Nombre: William Lilly
Fecha de Nacimiento: 1 de Mayo de 1.602
Fecha de Fallecimiento: 9 de Junio de 1.681
Lugar de Nacimiento: Dieseworth (Inglaterra)
Época: Racionalista y Empirista
Corriente: Astrología Horaria 

La Inglaterra del siglo XVII era la patria de los empiristas, de los experimentadores, de los observadores y de los practicantes.
Sin embargo, la segunda mitad del siglo XVII (en pleno viaje a Las Américas y en plena expansión marítima y colonial), que a pesar de la Revolución y de la Restauración la investigación científica no se vio demasiado favorecida, en el mundo astrológico no apareció obra teórica alguna que se pareciera a la de Plácido o de Morin de Villefranche.
Las universidades, sobre todo la de Cambridge, ignoraban la astrología, pero algunos eruditos se acercaban a la ciencia astral en secreto para no ridiculizarse frente a las evidencias del racionalismo.
Pero muchos practicaban la astrología de forma profesional y no pertenecían al medio científico, y atendían en sus consultas al pueblo y daban a conocer sus predicciones.
Estos astrólogos vivían con la incertidumbre de un futuro constantemente vigilado por el poder judicial, sobre todo cuando los charlatanes cayeron bajo la ley del rey Santiago I.
William Lilly era de los astrólogos profesionales que ha sido respetado hasta ahora, a quien se le denomina verdadero padre de la astrología británica.
Él tampoco se salvaba de ser sospechoso de practicar artes oscuras y dignas de toda fiabilidad e igual que muchos formaba parte de aquellos practicantes profesionales que eran numerosas veces diana de desconfianza y de numerosas condenas.
Nació en 1.602 en Dieseworth, fue a la escuela y tuvo que interrumpir sus estudios cuando su padre se endeudó hasta que fue encarcelado.
Comenzó a ganarse la vida como recadero y lacayo.
Tras la muerte de su patrón, se casó con la rica viuda y consiguió adquirir una bonita fortuna especulando en la compra y venta de casas.
En 1.632, a los 30 años, se interesó por la astrología y, siguiendo la tradición inglesa, se inclinó por la astrología mundial, es decir, las previsiones políticas.
Durante los años críticos de 1.644-45, publicó con el seudónimo de "Merlinus anglicus" almanaques de orientación y contenido político, por lo que tuvo que comparecer ante una comisión parlamentaria. William Lilly demostró tal habilidad en sus alegaciones que consiguió la absolución. En 1.647, publicó su gran obra Christian Astrology (más de 800 páginas de entonces).
Su famosa Introduction to Astrology ha sido reeditada en 1.834 por el astrólogo inglés Zadkiel y la más reciente data de 1.907.
No contiene parte teórica, que se puede encontrar en otros volúmenes de otros autores, sino una exposición práctica con numerosos ejemplos para el uso de la astrología horaria de la que Lilly era sin duda alguna "el maestro".
El rey Carlos I, en persona, le consultó numerosas veces y por sus consejos le aseguró una renta anual. Sin embargo, se equivocó de no seguir el consejo que le dio Lilly de abandonar Londres lo más rápido posible. Cromwell le condenó a muerte y lo ejecutó el 30 de enero de 1.649.
Atrevido y osado, Lilly publicó en 1.651 un opúsculo astropolítico titulado Monarchy or not Monarchy que contenía algunos grabados jeroglíficos que anunciaban una hecatombe (The Great Plague) y un gran incendio en el signo de Géminis. Cuando en 1.665 y 1.666 Londres fue invadida por una grave epidemia y se vio asolada por un gigantesco incendio, como él había dicho, Lilly fue llamado para comparecer ante una comisión parlamentaria.
Le preguntaron si los jeroglíficos se referían a esas catástrofes, cosa que reconoció. Pero, a la pregunta de un propietario sobre si sabía el año, respondió que no podía preveer la fecha exacta de tales desgracias y que dejaba eso a Dios.
Lilly hizo una predicción muy favorable para el Parlamento y anunció que "Communality and Soldiery" se revelarían contra él. Fue encarcelado durante trece días, pero un año más tarde, Cromwell tomó el Parlamento.
Bajo el reino del Lord Protector, Lilly fue encarcelado de nuevo hasta que regresó Carlos II en 1.660, fecha en la que Lilly, astrólogo fiel a la realeza, recibió una licencia de médico que le permitió dedicarse más tiempo a sus investigaciones.
Dado que su vista había decaído seriamente, tomó a Henry Cole como discípulo y ayudante. Murió en Londres en 1.681 y su amigo, el famoso bibliófilo Elías Ashmole, ordenó enterrarle en la iglesia de Walton.
Lilly dedicó a este fiel amigo que fundó el museo Ashmole, "La historia de mi vida y de mi tiempo" que es de un gran interés tanto histórico como cultural y donde podemos encontrar también los horóscopos de numerosos contemporáneos acompañados de notas biográficas.

LOS CUATRO ELEMENTOS EN LA SALUD...


LOS CUATRO ELEMENTOS EN LA SALUD
El Equilibrio de los elementos dentro de la carta puede indicar enfermedades sutiles, agotamiento o excesos. Los desequilibrios pueden ser innatos -carta natal- o temporales -direcciones, progresiones, revoluciones solares o lunares y tránsitos fuertes-.
En una Carta Natal o Revolución Solar o Lunar se puede hacer un baremo de como está el equilibrio elemental.
Cuando un elemento recibe uno o dos puntos solo es débil, sin embargo si recibe 7 o más puntos es fuerte.
Si no tiene ningún punto está agotado y si recibe 9 o 10 puntos es excesivo.
EL AGUA
El agua agotada produce sed, deshidratación, calambres, insomnio, mala memoria, incapacidad para los sentimientos.
Antídotos para el agua débil: beber abundante agua, zumos de verduras y té de hierbas; vivir cerca del agua, baños de sal o baños de mar; comer alimentos jugosos, frescos y ajo; realizar actividades artísticas; llevar puestas piedras turmalina, perla, ópalo o cuarzo ahumado.
El exceso de agua: crea mucus; produce neumonía, retención de fluidos, obesidad, obstrucciones arteriales, retención linfática.
Antídotos para el exceso de agua: ejercicio; evitar los alimentos crudos, salados y dulces, la carne y los aperitivos; beber, hierbas diuréticas como flor de saúco y ortiga; disfrutar la música de flauta y la interacción social; llevar puestas piedras de cuarzo rosa, turmalina rosa, aventurina verde o fluorita.

LA TIERRA
La tierra agotada produce debilidad incoherencia, fracturas que no se curan.
Antídotos para la tierra débil: ejercicio; cultivar un jardín; trabajar arcilla; comer verduras de raíz. Caminar descalzo sobre césped, arena de la playa o una moqueta.
El exceso de tierra produce obesidad, bloqueos, depresión, osificación, calcificación, pérdida de sensaciones sensoriales.
Antídotos para el exceso de tierra: ejercicio; dormir menos; tomar comidas ligeras y con especias; cultivar la capacidad de respuesta.

AIRE
El aire debilitado produce mala circulación, falta de confianza en uno mismo, abatimiento, pesadillas, nauseas, toxicidad, deficiencias de oxígeno, respiración corta, fatiga.
Antídotos para el aire débil: ejercicios para practicar la respiración; climas desérticos; sacudir la manta de plumón cada mañana; comer verduras de hoja; dar largos paseos o bailar y actividades sociales.
El exceso de aire crea desórdenes nerviosos, inquietud, hipersensibilidad a los contaminantes, a los sonidos internos y a los olores; piel endurecida, pelo, huesos y uñas quebradizos, flatulencia, asma, tos, estreñimiento, insomnio, esquizofrenia, artritis.
Antídotos para el exceso de aire: incrementar la ingesta de líquidos, especialmente infusión de manzanilla; comer cereales y verduras de hoja; tomar vitaminas del complejo B, magnesio; baños calientes o de vapor; incrementar el consumo de aceites comestibles; masajes con aceite caliente, llevar ropa cálida y hacer ejercicio moderado al aire libre; climas húmedos; comer productos lácteos; llevar colores azules oscuros y violetas; llevar puestas piedra lapislázuli, zafiro, aguamarina, turmalina azul, crisocola o calcita verde; remedio de castaño blanco de flores de Bach. 

FUEGO
El fuego agotado produce falta de vitalidad, abatimiento, pérdida de apetito, palidez, frío, digestión lenta e inadecuada, migraña, fobias, baja inmunidad, mala circulación y tono muscular; posible diabetes.
Antídotos para el fuego débil: tomar el sol, ejercicio aeróbico; bebidas y alimentos calientes y especiosos, incluyendo cayena, cardamomo, canela; infusión de jengibre o menta; llevar ropa roja y naranja; llevar puestos cristales como el rubí, hematites, cornalina o topacio.
El exceso de fuego crea ira y agresión, quemazón, problemas de hígado y vesícula, alteraciones digestivas, úlceras, exceso de bilis, fiebre, erupciones cutáneas, tendencia al olor corporal, visión borrosa, hipoglucemia.
Antídotos para el exceso de fuego: aplicar toallas mojadas al cuerpo; incrementar la ingesta de líquidos, tomar alimentos dulces, beber infusiones de camomila; ponerse ropa de colores verdes y azules; llevar puestos cristales como la esmeralda, granate verde, aventurina, malaquita, aguamarina o calcita verde.