¡¡¡COMO DESEAS PAGAR!!!

MAIL: siriustienda@yahoo.es TELEFONOS:+34635574330

viernes, 1 de marzo de 2013

SARAH BERNHARDT...


Sarah Bernhardt
Una mujer atractiva dentro y fuera del escenario.
Era alta y muy delgada. Su cabello era de color rubio oscuro y sus ojos eran azul cobalto.
Dicen que poseía una presencia hipnótica.
Su padre murió cuando ella tenía 13 años, después su madre -actriz- la deja a cargo de su tía y unos amigos para dedicarse a su trabajo. Este hecho marcó a la actriz que nunca más quiso saber de su madre.
Sarah Bernardt tuvo un caracter fuerte y a los dieciséis años consiguió modificar el recital que tenía que dar en la audición por una de La Fontaine, “Les Deux Pigeons” con el que logró su objetivo de entrar en el Conservatorio, donde siempre dejo claro sus puntos de vista antagónicos a los métodos de sus profesores.
A pesar de su gran seguridad y fortaleza de caracter, toda su vida sufrió miedo escénico.
Cuando tenía un estreno importante o se sentía bajo presión le daban ataques de pánico escénico. Sus ataques de pánico la hacían actuar con nerviosismo y poniendo una voz aguda, pero cuando llevaba un rato ya en escena, el pánico cedía.
Destaca en su arte que representando siempre a grandes heroínas de tragedia o reinas, siempre huyó de la sobreactuación y de la afectación.
Son famosas sus escenas de muerte, en las que en vez de según sus propias palabras, “ofrecer toda una retahíla de patologías” tales como estertores, toses, gemidos agónicos, profundizaba en el acto de morir desde el punto de vista psicológico y sentimental.
A parte de su profesión de actriz, se interesó por la escultura y la pintura, llegando a exponer en el Salón de París varias veces, entre los años 1874 y 1896. Recibió distintos premios y menciones honoríficas en ambas disciplinas.
Escribió también tres libros: su autobiografía titulada “Ma double vie“, “Petite Idole” y “Lart du Théâtre: la voix, la geste, la pronontiation“.
Sarah Bernhardt fue también la primera actriz-empresaria del mundo del espectáculo. En el año 1892 habló con Oscar Wilde para que le escribiera a ella una obra.
El resultado de esto fue Salomé pero mientras ensayaba su papel el Lord Chamberlain prohibió la obra. Sarah se fue a Paris y allí, en 1899, fundó el Teatro Sarah Bernhardt.
Fue una acérrima defensora de Alfred Dreyfus en el lamentable Affaire Dreyfus, apoyando también abiertamente a Émile Zola en su célebre artículo-denuncia Jaccuse donde se denunciaba que el oficial judío Dreyfus era la cabeza de turco de un complot en el seno del ejército y víctima de un exacerbado antisemitismo.
Anécdotas
Es cierto que Sarah Bernhardt poseía un ataúd y que solía dormir dentro de él.

Existe la leyenda de que se le compró un amante aficionado a lo macabro, al igual que el cráneo que tenía sobre la mesa —regalo de Víctor Hugo—, pero la realidad es que el ataúd lo compró ella misma ya que sentía una fascinación especial por los temas fúnebres.
Llegó incluso a dejarse fotografiar metida en este y haciéndose la muerta. Las fotografías se comercializaron y tuvieron un gran éxito. Hoy en día todavía se pueden encontrar en mercados de antiguo o en colecciones privadas.
En una larga gira por América del Sur en la década de 1880, actuó en los teatros de Brasil, Chile, Perú (en Iquitos- aparece representada en la película Fitzcarraldo, 1982) y México.
De gira por América del Sur y por Inglaterra en viajaba llevando consigo parte de sus posesiones, de sus vestidos y de sus animales exóticos. Se dice asimismo que solía viajar acompañada de varios perros, gatos, pájaros, tortugas, monos e incluso leopardos, leones y caimanes. La caravana con todas sus cosas parecía más bien la de un circo que la de una actriz de teatro, lo que la llevó a cargar con el sobrenombre de “Sarah Barnum“.
Sigmund Freud, después de verla actuar en Théodora de Sardou sucumbió ante sus encantos y durante años, una fotografía de la actriz era la que recibía a los pacientes en su consultorio.
El rey Alfonso XII regaló un broche de diamantes a Sarah, La Divina y Victor Hugo tras ver la interpretación de Sarah de su obra Hernani (1877), la confesó por escrito “Lloré.
Esa lágrima … es tuya” e incluyó un diamante en forma de lágrima, como obsequio.
Sarah y el cine Sarah Bernhardt fué una de las pioneras del cine mudo. Fue además la primera actriz de renombre que apareció en una película Queen Elizabeth (Les Amours de la Reine Elisabeth) en 1912:
A pesar de haber sufrido la amputación de una pierna en el año 1915 tras un accidente, siguió actuando hasta un año antes de su muerte. El 26 de marzo de 1923 fallece la célebre actriz Sarah Bernhardt a los 79 años. Mas de 150.000 personas participaron del cortejo hasta el cementerio, al lado de su mayor admirador Marcel Proust. Su cuerpo descansa en el cementerio Le Pere Lachaise de París.
Sarah Bernhardt tiene una Estrella en el Paseo de los Famosos (Walk of Fame de Hollywood), en el nº 1751 de Vine Street.• Actualmente se exponen en el Museo de Luxemburgo de París algunas de sus joyas en la exposición dedicada a René Lalique, creador de la “joya moderna”, cuya obra fascina a profesionales y a coleccionistas. Sarah Bernhardt contribuyó a poner en valor las creaciones de joyería de Lalique, ella lucía a menudo sus joyas